San Luis participó del armado del Plan Estratégico Apícola 2030

La consolidación de esta propuesta fue el tema principal que trató el Consejo Nacional Apícola en Buenos Aires, en un encuentro que reunió a representantes de todas las provincias. Por San Luis participó el Ministerio de Medio Ambiente, Campo y Producción, quien además está involucrado en la actividad local.

En la primera jornada, exclusiva para dirigentes provinciales, cada delegado presentó un documento confeccionado durante los diferentes talleres regionales que analizaron el Plan Estratégico Apícola (PEA) 2030 y luego volcaron las consideraciones y cambios propuestos. Además, cada distrito presentó su situación actual respecto del Registro Nacional de Productores Apícolas (Renapa), y la Nación hizo lo mismo, concluyendo en que habrá tiempo hasta el 30 de este mes para regularizar las inscripciones.

Al día siguiente hubo reunión ampliada para que también participen los productores. Por San Luis lo hizo el presidente de la Asociación Apícola del Valle del Conlara. Además, hubo delegados de las cámaras productoras, de Federación Agraria Argentina (FAA), Confederaciones Rurales (CRA), Senasa, la Facultad de Agronomía de la UBA, el INTA y el INTI, la Sociedad Argentina de Apicultores y la Cámara de Exportadores.

La extracción de miel no vive su mejor momento, pero tiene una tabla a la que aferrarse: el PEA 2030, un proyecto a largo plazo que involucra a toda la cadena de la miel y al cual quieren darle impulso. Es una propuesta que nació en 2006, pero que nunca tuvo la fuerza necesaria como para imponerse, por lo que cada provincia hizo lo que pudo en la última década para ayudar a sus apicultores. Esfuerzos aislados, sin conexión, por lo que casi siempre terminaron perdiéndose en la intrascendencia.

“En 2006 el sector apícola se reunió y trabajó para contar con un plan estratégico que permitiría marcar un rumbo en la actividad, diseñar políticas públicas de apoyo y para generar alianzas estratégicas, aportando desde la apicultura a mejorar la calidad de vida en los territorios involucrados. El plan se elaboró participativamente, pero entró en vigencia sin la fuerza necesaria para hacer visibles los objetivos perseguidos. Después de más de una década, la necesidad de contar con un plan estratégico sigue vigente, hay mucho trabajo ya realizado, pero el contexto y las expectativas han cambiado, por eso hay que modificar muchas cosas”, aseguró Juan Manuel Celi Preti, quien preside el Consejo Apícola Provincial, a su regreso a San Luis.

El siguiente paso será que cada provincia valide el PEA 2030 con una nota emitida a Nación para que entre en vigencia. “Los próximos pasos implicarán la ejecución del Plan con una visión compartida, que es lo que faltó en estos años. Debemos definir la estructura de gestión más adecuada y a partir de allí elaborar los proyectos que apunten a resolver los problemas y aprovechar las oportunidades. A partir de allí definiremos las actividades más rentables para mejorar la inserción de la miel en el mercado local y hacer que crezca la exportación”, cerró el funcionario.

Nota y foto: Prensa Ministerio de Medio Ambiente, Campo y Producción.

2018-11-05T12:51:43+00:00