Beneficiarios del Plan Solidario enseñan a los vecinos a cuidar sus frutales

Luego de realizar la poda de árboles en los domicilios inscriptos al Programa Control y Erradicación de la Mosca de los Frutos, los beneficiarios enseñan a los vecinos sobre cómo realizar esta práctica y los beneficios de la misma.

La poda es una práctica que mejora la producción de los frutales.

La poda es una práctica que mejora la producción de los frutales.

“Formarse para enseñar” podría ser el lema de la actividad impulsada por el Ministerio de Medio Ambiente, Campo y Producción. A partir de capacitaciones en poda de frutales a personal del Plan Solidario, el Gobierno de San Luis busca que los vecinos aprendan sobre una práctica que mejora la producción de este tipo de árboles.

“Primero capacitamos a los beneficiarios sobre cómo realizar la poda del frutal y sus beneficios. A partir de allí, pasan a ser capacitadores en los domicilios en los cuales trabajan, donde primero realizan la poda y, luego, explican al vecino cómo es esta práctica y su objetivo. La idea es que después la gente realice la poda por su cuenta”, resumió el jefe del Programa Forestal y Frutihortícola, Juan Lavandeira.

En la ciudad de San Luis, las capacitaciones al personal del Plan Solidario, que cumple funciones en el Programa Control y Erradicación de la Mosca de los Frutos, se realizaron en las instalaciones de la ex Colonia Hogar y estuvo a cargo de ingenieros del programa. Los cursos continuarán en diferentes puntos de la provincia.

Como parte de la capacitación, se explican las diferentes técnicas de poda:

–           Poda de limpieza: se sacan ramas secas o enfermas, rebrotes de raíz, ramas cruzadas, mal orientadas o chupones. Es el primer paso al empezar la poda.

–           Poda de formación: se le da al árbol una forma determinada y se mantiene una vez conseguida.

–           Poda de fructificación: el objetivo es establecer o mantener elementos productivos.

–           Poda de rejuvenecimiento: se eliminan partes envejecidas del árbol reemplazándolas con formaciones nuevas.

“Hay que mencionar que la poda lastima a la planta, por lo que es necesario dañarla lo menos posible. Para ello, se utilizan herramientas bien afiladas para producir un corte neto, evitando desgarrar las ramas en el punto del corte. No todas las plantas tienen que ser podadas de la misma manera y con la misma intensidad. Mediante la poda, el hombre altera la forma en la cual se reparte el alimento en la planta, para sacarle mayor provecho respecto a cantidad y calidad de frutos”, explicó uno de los ingenieros del Ministerio.

Si tenés un frutal en tu domicilio y querés acceder a estos beneficios, inscribite ingresando a http://bit.ly/2MAaenA, o comunicate con el Programa Forestal y Frutihortícola, al 4452000, interno: 3178.

 

Nota y foto: Prensa Ministerio de Medio Ambiente, Campo y Producción.

2018-06-30T14:33:58+00:00